Otra vez tembló en la Ciudad de México en 19 de Septiembre. Muchos piensan que esto ya no es normal. ¿Qué está pasado? La  probabilidad que sucediera esto era la misma que ganar el premio en una rifa de más de 130 mil boletos, así era de probable que volviera a temblar un 19 de septiembre, pero ahora de 2022 y, sin embargo, sucedió.

Y es que las posibilidades de que tres sismos de más de 7 grados se registren en un país en tres diferentes 19 de septiembre, según el científico José Luis Mateos, especialista en sistemas complejos del Instituto de Física de la UNAM, es de una por 133,225. Expresado de otra forma, 0.000751%. ¡Increíble!

Por eso más allá de supersticiones la ciencia nos debe una explicación de esto. Y no son pocos que piensan que el Proyecto HAARP sería el responsable de esto.

Pero ¿Qué es el Proyecto HAARP?

Este proyecto ha sido objeto de críticas que lo acusan de ocultar su verdadero propósito. A mediados de los años 1990 fue objeto de controversia debido a la hipótesis de que las antenas de la Estación podrían usarse como armamento geofísico e incluso, de poder controlar las mentes de las personas.

También se asegura que este proyecto tiene injerencia en el clima, el vuelo de aviones; la formación de tsunamis, terremotos, huracanes, sismos, ciclones; de derribar el transbordador espacial Columbia, además de controlar la mente y otros fenómenos de índole natural.

El proyecto HAARP volvió a ganar popularidad en enero de 2020 gracias a los conflictos entre Estados Unidos e Irán. Un sinfín de teorías conspirativas que aseguran que el proyecto HAARP tiene la capacidad de manipular las condiciones climáticas del planeta e incluso provocar catástrofes «naturales», con el único fin de arruinar países enteros y evitar que se desarrollen económicamente para nunca estar a la par de la potencia mundial, Estados Unidos.

Fenómenos naturales, que no pueden predecirse, como los sismos han sido relacionados con el Proyecto HAARP, en una de las teorías de conspiración que resurgen con este tipo de eventos. Y es que rápidamente en Twitter el hashtag #HAARP se volvió tendencia, y los usuarios señalaban a este proyecto como el responsable de temblores, como el ocurrido de nuevo el 19 de septiembre.

Un proyecto militar ultra secreto de los Estados Unidos

High Frequency Active Auroral Research Program o HAARP en español: Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia fue un programa financiado por la Fuerza Aérea y la Marina de los Estados Unidos, la Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) y la Universidad de Alaska.

Su objetivo fue estudiar las propiedades de la ionosfera a fin de desarrollar y mejorar la tecnología que utiliza sus propiedades para transmitir las radiocomunicaciones y su uso en los sistemas de vigilancia estratégica, como por ejemplo, los sistemas de detección de misiles.

Las actividades del programa se realizaban en la Estación de Investigación de HAARP (en inglés, HAARP Research Station), una instalación situada cerca de Gakona, en Alaska.

¿Cómo funciona HAARP?

El dispositivo principal de la Estación HAARP es el Instrumento de Investigación Ionosférica IRI, acrónimo de su nombre en inglés Ionospheric Research Instrument, un potente radiotransmisor de alta frecuencia que se emplea para modificar las propiedades electromagnéticas en una zona limitada de la ionosfera.

Los cambios que ocurren en la zona modificada son analizados mediante instrumentos diversos, como radares en las bandas de radiofrecuencia UHF y VHF, sondeo digital, y magnetómetros de saturación y de inducción.

La Estación HAARP empezó a funcionar en 1993. El IRI actual opera desde el año 2007 y su contratista principal fue BAE Advanced Technologies. Hasta 2008, HAARP había gastado aproximadamente 250 millones de dólares, financiados con impuestos para su construcción y costos operacionales.

Afirman podría ser el causante de desastres y sismos

Algunos teóricos de la conspiración han culpado al proyecto de una amplia gama de eventos, incluidos numerosos desastres naturales.

Sin embargo, varios científicos y académicos han comentado que el HAARP es un blanco atractivo de dichos conspiracionistas debido a que, en palabras del investigador informático David Naiditch, «su finalidad parece enigmática para los que tienen poco conocimiento científico».

Años atrás, las teorías en torno al proyecto iniciaron en el parlamento ruso, donde se cuestionó su uso como arma para manipular el clima en diversos lugares. HAARP ha sido acusado de fabricar huracanes, tormentas eléctricas, cortes de energía importantes y más, pero aún no existe una evidencia convincente respalda ninguno de los reclamos, a pesar de los señalamientos constantes en redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.