Fuerte indignación ha causado la muerte -asfixiado- de George Floyd, un hombre afroamericano desarmado bajo la custodia policial, lo que desencadenó una serie de manifestaciones, en un principio pacíficas, pero que terminaron en violentos enfrentamientos entre la policía y los participantes, en la ciudad estadounidense de Minneapolis.

La policía lanzó gases lacrimógenos y los manifestantes arrojaron piedras y pintaron graffitis en los autos de la policía. Este incidente hace eco del caso de Eric Garner, quien falleció a manos de un policía en Nueva York en 2014. Su muerte se convirtió en un llamado a la brutalidad policial y fue una fuerza impulsora en el movimiento Black Lives Matter.

Las manifestaciones comenzaron en la tarde del martes, cuando cientos de personas llegaron a la intersección donde ocurrió el incidente el lunes por la noche. Los organizadores trataron de mantener la protesta pacífica y mantener el distanciamiento social dictado a causa del coronavirus, con manifestantes cantando «No puedo respirar» y «Podría haber sido yo». La manifestante Anita Murray le dijo al Washington Post: «Da miedo venir aquí en medio de la pandemia, pero ¿cómo podría alejarme?»

Cientos de personas marcharon más tarde al Tercer Recinto, donde se cree que los oficiales involucrados en la muerte se encontraban trabajando. Los patrulleros fueron rociados con graffiti y los manifestantes arrojaron piedras al edificio de la policía; a su vez, la policía disparó gases lacrimógenos, granadas de destello y proyectiles de espuma.

Un manifestante le dijo a CBS: «Es realmente feo. La policía tiene que entender que este es el clima que han creado». Otro dijo: «Me arrodillé y puse un signo de paz y me lanzaron gases lacrimógenos».

La policía informó que una persona había sufrido heridas que no ponen en peligro la vida después de ser disparada fuera del área de protesta, pero no dio más detalles.

El alcalde Jacob Frey dijo que era la «decisión correcta» despedir a los oficiales. Él dijo: «Ser negro en Estados Unidos no debería ser una sentencia de muerte. Durante cinco minutos vimos como un oficial de policía blanco presionó su rodilla en el cuello de un hombre negro. Durante cinco minutos. Cuando escuchas a alguien pidiendo ayuda, se supone que debes ayudar «.

El FBI está investigando el incidente y presentará sus hallazgos al abogado del estado de Minnesota por posibles cargos federales.

La senadora de Minnesota, Amy Klobuchar, instó a una exhaustiva investigación externa, diciendo: «Se debe hacer justicia para este hombre y su familia, se debe hacer justicia para nuestra comunidad, se debe hacer justicia para nuestro país».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.