El gobierno británico ordenó este viernes 17 de junio la extradición del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a Estados Unidos para enfrentar cargos de espionaje, aunque podría no ser todavía el final de una saga legal de más de una década. WikiLeaks dijo que impugnaría la orden y tiene 14 días para presentar una apelación.

La ministra del Interior, Priti Patel, firmó la orden que autoriza la extradición de Assange a los Estados Unidos, donde enfrenta cargos por la publicación de WikiLeaks de una gran cantidad de documentos clasificados.

La decisión fue remitida a Patel después de que un tribunal británico dictaminó en abril que Assange podría ser enviado a Estados Unidos, donde enfrenta un juicio por 17 cargos de espionaje y un cargo de uso indebido de computadoras.

Los fiscales estadounidenses dicen que Assange ayudó ilegalmente a la analista de inteligencia del Ejército de Estados Unidos, Chelsea Manning, a robar cables diplomáticos clasificados y archivos militares que WikiLeaks publicó más tarde, poniendo vidas en peligro.

El Ministerio del Interior dijo en un comunicado que “los tribunales del Reino Unido no han determinado que sería opresivo, injusto o un abuso de proceso extraditar al Sr. Assange”, por lo que el gobierno tuvo que aprobar la extradición.

“Tampoco han encontrado que la extradición sería incompatible con sus derechos humanos, incluido su derecho a un juicio justo y a la libertad de expresión, y que mientras esté en Estados Unidos será tratado adecuadamente, incluso en relación con su salud”, dijo.

Simpatizantes de Julian Assange rechazan su extradición

Los simpatizantes y abogados de Assange, de 50 años, argumentan que actuaba como periodista y tiene derecho a las protecciones de la libertad de expresión de la Primera Enmienda por publicar documentos que exponen las irregularidades militares estadounidenses en Irak y Afganistán. Argumentan que su caso tiene motivaciones políticas y que no puede obtener un juicio justo en Estados Unidos.

“Hoy no es el final de la lucha. Es solo el comienzo de una nueva batalla legal”, dijo la esposa de Assange, Stella Assange. Dijo que la decisión del Reino Unido marcó “un día oscuro para la libertad de prensa y para la democracia británica”.

“Julian no hizo nada malo”, dijo. “No ha cometido ningún delito y no es un delincuente. Es periodista y editor, y está siendo castigado por hacer su trabajo”.

Un juez británico aprobó la extradición en abril, dejando la decisión final al gobierno. El fallo se produjo después de una batalla legal que llegó hasta la Corte Suprema del Reino Unido.

Un juez de un tribunal de distrito británico había rechazado inicialmente la solicitud de extradición con el argumento de que era probable que Assange se suicidara si se le recluía en las duras condiciones de una prisión estadounidense.

Posteriormente, las autoridades estadounidenses aseguraron que el fundador de WikiLeaks no enfrentaría el trato severo que, según sus abogados, pondría en riesgo su salud física y mental. Esas garantías llevaron al Tribunal Superior y al Tribunal Supremo de Gran Bretaña a revocar el fallo del tribunal inferior.

Las organizaciones periodísticas y los grupos de derechos humanos habían pedido a Gran Bretaña que rechazara la solicitud de extradición. Los abogados de Assange dicen que podría enfrentar hasta 175 años de cárcel si es declarado culpable en Estados Unidos, aunque las autoridades estadounidenses han dicho que es probable que cualquier sentencia sea mucho menor.

La secretaria general de Amnistía Internacional, Agnes Callamard, dijo el viernes que extraditar a Assange “lo pondría en un gran riesgo y envía un mensaje escalofriante a los periodistas de todo el mundo”.

“Si procede la extradición, a Amnistía Internacional le preocupa enormemente que Assange se enfrente a un alto riesgo de reclusión prolongada en régimen de aislamiento, lo que violaría la prohibición de la tortura u otros malos tratos”, dijo.

“Las garantías diplomáticas proporcionadas por los Estados Unidos de que Assange no permanecerá en confinamiento solitario no pueden tomarse al pie de la letra dada la historia anterior”.

Assange ha estado recluido en la prisión de alta seguridad de Belmarsh en Londres desde 2019, cuando fue arrestado por saltarse la libertad bajo fianza durante una batalla legal separada. Antes de eso, pasó siete años dentro de la Embajada de Ecuador en Londres para evitar la extradición a Suecia para enfrentar acusaciones de violación y agresión sexual.

Suecia abandonó las investigaciones de delitos sexuales en noviembre de 2019 porque había transcurrido mucho tiempo.

En marzo, Assange y su pareja Stella Moris, que tienen dos hijos juntos, se casaron en una ceremonia en prisión. Con información de El Financiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.