El código postal para facturar es un elemento que, aunque parezca insignificante tiene un gran valor al momento de validar una factura. El catálogo de códigos postales del SAT a diferencia de los buscadores de código postal por dirección costa de 12 columnas en las que desglosa desde el código postal el estado, municipio, localidad, hasta las preferencias del huso horario.

El código postal también forma parte para la emisión de un CFDI con complemento para el comercio exterior y aplica para los contribuyentes que realicen operaciones de comercio exterior, exportaciones definitivas clave A1, que son objeto de enajenación en términos del artículo 14 del Código Fiscal de la Federación.

Luego del cambio en la administración general de Servicios al Contribuyente en el SAT por el caos que provocó la tramitación de la Constancia de Situación Fiscal, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), pidió eliminar el código postal como requisito para la nueva facturación 4.0 que incluye también a los recibos de nómina.

“Si ese requisito de código postal no es indispensable para el control por parte de la autoridad y el pago de impuestos, pues que sea eliminado”, dijo el vicepresidente de Fiscal del Instituto, Ramiro Ávalos.

En conferencia de prensa aseguró que eso ayudaría “muchísimo” a la implementación de la facturación 4.0 que de ahí se deriva esta información del código postal del domicilio del contribuyente.

Dijo que en el IMCP desconocían que el cambio de funcionario, en donde Raúl Zambrano Rangel fue sustituido por Andrea Yoalli Hernández Xoxotla como nueva administradora general de Servicios al Contribuyente, tuvo que ver con el tema del rezago de las citas.

La constancia fiscal es un documento emitido por el SAT, el cual contiene información del contribuyente como si fuera su acta de nacimiento, al incluir el RFC, régimen tributario, y código postal de su domicilio, datos que deben estar actualizados para la correcta facturación 4.0 y el timbrado de nómina.

Por eso, los contadores esperan que ayude la prórroga que se dio hasta enero de 2023 para la entrada en vigor de la nueva versión de la factura electrónica, en la que es obligatorio poner los datos del contribuyente como nombre y código postal de su domicilio.

“Vemos una mejoría, evidentemente al tener más tiempo para la implementación de la factura 4.0 para enero de 2023; coadyuva a que, si los trabajadores desconocen su código postal, acudan ante la autoridad para obtenerlo”, manifestó.

Sin embargo, reconoció que eso lo van a empezar a notar en los últimos dos o tres meses del año, es decir que está por verse si los contribuyentes vuelven abarrotar las oficinas del SAT para obtener la constancia a medida que se acerque la fecha límite como sucedió en mayo y junio pasados.

Por Redaccion Digital

Mexicana,comunicòloga.#RedesSociales #CommunityManager #SocialMedia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.