El grupo Financiero Santander informó que presentó una oferta no vinculante y que, tras haber sido sometida a la consideración de Citigroup, el banco ha sido informado de que no continuará en las siguientes etapas.

Después de que el banco español Santander presentará una oferta no vinculante para adquirir Banamex, Citigroup le expuso que no seguirá en el proceso de compra y venta de su negocio de banca de consumo y empresarial México.

“Con motivo del interés por la participación de Banco Santander en el proceso que está llevando a cabo Citigroup, en relación con la potencial venta de ciertos negocios de su operativa en México, Santander confirma que presentó una oferta no vinculante y que, tras haber sido sometida a la consideración de Citigroup, el banco ha sido informado de que no continuará en las siguientes etapas del proceso”, informó en un breve comunicado.

En abril, el banco de origen español dio a conocer que había firmado un acuerdo de confidencialidad (NDA, por sus siglas en inglés) con Citi para acceder al cuarto de datos al considerar la operación como una oportunidad atractiva, sin embargo, adelantó que no necesita comprar la institución bancaria para seguir teniendo éxito en México.

“Claramente Banamex representa una oportunidad atractiva y debemos ver si es la mejor forma de incrementar nuestra exposición en el mercado mexicano. Hemos dicho que estamos interesados, pero no podemos comentar sobre los detalles de la transacción, dado el NDA que hemos firmado con Citi”, dijo en su momento.

Mientras que en febrero, la presidenta de Santander, Ana Botín, aseguró que si bien no necesitaban comprar un banco para seguir creciendo en México, esperaban participar en el proceso de venta de Banamex; con lo que se sumaron al interés de otras instituciones financieras que operan en México, como Banorte, Inbursa.

De hecho, la calificadora Moody’s consideraba que Banorte y Santander son las instituciones financieras mejor posicionadas para adquirir el banco al gigante Citi, al contar las mayores eficiencias operativas, lo que les permitiría integrar sus operaciones; además, la compra los ayudaría a acercarse a BBVA, el banco más grande del país.

De acuerdo con la agencia calificadora, ambos han seguido estrategias de negocios consistentes y diversificadas, además tienen la experiencia en préstamos de consumo de alto nivel, así como productos necesarios para integrar y administrar su cartera de consumo y los depósitos.

En junio, el empresario Ricardo Salinas Pliego también descartó que fuera a comprar Banamex al banco estadounidense Citi, al considerar es un problema que requiere demasiado tiempo e inversión.

“Estuve pensando en comprar Banamex y decidí que NO. Requiere demasiado tiempo e inversión, y después hay que arreglar su operación e invertir en tecnología. Prefiero invertir en mis clientes de Banco Azteca y competirle (y ganarle) a quien compre el problema ese”, afirmó entonces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.