En abril de 2017, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó a Enrique Peña Nieto, ex presidente de México, en un informe sobre “cleptocracia”. Supuestamente tendría un vínculo con Juan José Rendón, un asesor internacional venezolano que colaboró con el Partido Revolucionario Internacional (PRI) y puede haber cometido espionaje electoral durante la campaña presidencial de 2012.

El periodista y activista Rafael Marques, quien actualmente dirige el organismo de control anticorrupción Maka Antola, definió la cleptocracia como la «construcción y desarrollo del poder a partir del robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el mecenazgo político o la malversación de fondos, de forma que estos actos delictivos queden impunes porque todas las esferas del poder están corruptos, desde el sistema judicial hasta los funcionarios judiciales y todo el sistema político y económico».

En un post de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) se ha descrito una serie de filtraciones difundidas por BuzzFeed News y por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), a las que el venezolano realizó seis transferencias bancarias a través de Deutsche Banco por un total de 180,000 dólares entre el 21 de julio de 2016 y el 6 de marzo de 2017, los cuales podrían tener algo que ver con el expresidente mexicano.

Finanzas también contextualiza las acusaciones de Andrés Sepúlveda, un hacker que alegó que Rendón instaló equipos de espionaje en las oficinas de campaña de los opositores políticos de Peña Nieto en vísperas de las elecciones de 2012. Estas denuncias fueron publicadas por el diario británico The Guard en 2016.

La trama sigue tomando forma ya que MCCI publicó el 31 de agosto que la Procuraduría General de la República (PGR) contaba con una declaración de Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), en la que afirmó que el equipo de campaña de Peña Nieto requirió de los servicios de Rendón, sin embargo, estos no se informaron como costos de campaña.

“El comunicado de Lozoya, presentado el 11 de agosto, acusa al expresidente Enrique Peña y al exministro de Hacienda Luis Videgaray de ordenarle triangular el dinero de Odebrecht para pagar los servicios de 10 asesores de campaña del PRI en 2012, con la filial de Rendón, declara Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Los depósitos fueron ejecutados por Innovation Research Engineering and Development Ltd., empresa fachada de Odebrecht en México, y Latinoamérica Asia Capital Holding, una empresa relacionada de Lozoya Austin.

Cabe señalar que la empresa brasileña apareció varias veces en varios informes de transacciones sospechosas (SAR, por sus siglas en inglés), en varios documentos de investigación del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para el Lavado de Dinero.

Además de las irregularidades que acusó el exdirector de Pemex ante la PGR, la investigación encontró que el equipo de campaña de EPN pudo haber cometido el delito de cleptocracia y de espionaje durante las elecciones de 2012. Este hecho no ha sido probado, y la evidencia actual solo apunta a los servicios de consultoría que Juan José Rendón prestó a Enrique Peña Nieto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.