La famosa rata detectora de minas terrestres en Camboya que recibió un prestigioso premio por su labor al salvar vidas murió al jubilarse, anunció la organización benéfica para la que había trabajado.

Magawa, como fue nombrada, era una rata gigante africana, y falleció el fin de semana pasado, así lo anunció el sitio web de APOPO, un grupo sin fines de lucro con sede en Bélgica. La organización entrena ratas y perros para detectar minas terrestres y tuberculosis.

«Todos nosotros en APOPO sentimos la pérdida de Magawa y estamos agradecidos por el increíble trabajo que realizó», decía el anuncio. Magawa nació en noviembre de 2013 en Tanzania, donde APOPO mantiene su sede operativa y su centro de formación y cría. Fue enviado a Camboya en 2016.

La rata Magawa la jubilaron en noviembre pasado (2021); pero la buena vida al parecer la dejaron sin ganas de vivir. En las últimas semanas, su febril ritmo de vida se apagó poco a poco, durmió siestas más largas, y mostró cada vez menos interés en comer, algo rarísimo en ella. Finalmente cerró sus ojos oscuros a los ocho años de edad. Magawa era la mejor detectora de minas personales que tuvo Camboya.

Minas siguen cobrando víctimas
La muerte de Magawa se anunció un día después de que tres expertos en remoción de minas que trabajaban para otro grupo murieran por la explosión accidental de una mina antitanque en la provincia de Preah Vihear, en el norte de Camboya. Casi tres décadas de guerra civil que terminaron en 1998 dejaron a Camboya plagada de minas terrestres y otros artefactos explosivos sin detonar que continúan matando y mutilando.

Según APOPO, Magawa detectó más de 100 minas terrestres y otros explosivos durante su carrera de cinco años, antes de retirarse el año pasado.

Una rata condecorada
«Su contribución permite que las comunidades de Camboya vivan, trabajen y jueguen sin temor a perder la vida o una extremidad», dijo el grupo. En 2020, la rata también ganó una medalla de oro del People’s Dispensary for Sick Animals con sede en Gran Bretaña, considerado el premio más alto por gallardía que puede recibir un animal.

Magawa era una gran rata. Enorme y de hábitos nocturnos, de mala visión, de extraordinario olfato y fino oído, era también una gran escaladora y nadadora. Había nacido en Tanzania en 2013 y fue elegida para detectar explosivos.

La entrenó Apopo, una asociación sin fines de lucro que la mudó a Siem Reap, al noroeste de Camboya, donde ayudó a despejar de minas terrestres un área superior a los doscientos veinticinco mil metros cuadrados. “Murió en paz y lamentamos mucho su muerte”, dijeron autoridades de Apopo.

Se cree que las ratas gigantes africanas son especialmente adecuadas para la remoción de minas terrestres porque su pequeño tamaño les permite caminar a través de campos minados sin activar los explosivos. Con información de AP y DW

Por Jorge A. Leyva

Periodista. Licenciado en Comunicación. Columnista en Agenda Setting Diario. Comentarista de política en radio. Journalist. Fan del Café Necesario Marketing Político y Social Media Publicidad: jorgeleyva@agendasettingdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.