Una investigación expuso que las personas se ven más atractivas cuando la mayor parte de su cara está oculta por una máscara facial, especialmente cuando se trata de una mascarilla quirúrgica, según un nuevo estudio publicado en la revista Cognitive Research.

En el estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido, se les pidió a 43 mujeres que calificaran imágenes de hombres en una escala del uno al diez en función de su atractivo. Las imágenes se mostraron con dos tipos diferentes de mascarilla, con un libro que cubría parcialmente los rostros y sin nada que los cubriera.

En el estudio, que comenzó en febrero de 2021, se utilizaron tanto una máscara médica azul como una máscara de tela lisa, y los participantes dijeron que los rostros con máscaras quirúrgicas eran los más atractivos, mientras que las máscaras de tela quedaron en segundo lugar. Las imágenes de hombres sin máscaras obtuvieron la puntuación más baja.

«Queríamos comprobar si esto había cambiado desde que los protectores faciales se hicieron omnipresentes y entender si el tipo de máscara tenía algún efecto», dijo a The Guardian Michael Lewis, investigador de la Universidad de Cardiff y coautor del estudio.

Cambio de percepción: «más positivos» hacia el portador de mascarilla
Según el mismo Lewis, investigaciones realizadas antes de la pandemia habían descubierto que las mascarillas médicas reducían el atractivo porque se asociaban con enfermedades o dolencias. Algo que parece haber cambiado, por lo menos, en la mente de las personas que participaron del estudio.

«Nuestro estudio sugiere que los rostros se consideran más atractivos cuando están cubiertos por mascarillas médicas», explicó Lewis. «Esto puede deberse a que estamos acostumbrados a que los trabajadores sanitarios lleven mascarillas azules y ahora las asociamos con personas de profesiones asistenciales o médicas», agregó.

El fenómeno parece estar relacionado con el envío de las señales adecuadas durante un momento de crisis, en este caso la pandemia, que, según Lewis, ha cambiado nuestra psicología en cuanto a cómo percibimos a los portadores de mascarillas.

«En un momento en el que nos sentimos vulnerables, puede que el uso de mascarillas médicas nos resulte tranquilizador y, por tanto, nos sintamos más positivos hacia el portador», declaró Lewis al periódico.

Atención a los ojos e imaginación positiva
Otra posible razón para los resultados puede que tenga que ver con la manera en que funcionan nuestros cerebros. Al parecer, cuando el cerebro rellena los huecos que faltan de otros rostros, exagera el impacto general de su percepción hacia la otra persona.

Según apuntó Lewis, otros estudios habían descubierto esto en experimentos con gente que cubría la mitad izquierda o derecha de un rostro, lo cual las hacía más atractivas para otras personas. En ese mismo orden de ideas, Lewis aseguró que también era posible que las máscaras hicieran más atractivas a las personas porque dirigían la atención a los ojos.

Una segunda investigación, que aún no se ha publicado, encontró más o menos los mismos resultados al pedir a un grupo de hombres que miraran fotos de mujeres con máscaras. Los investigadores, según el medio británico, no pidieron a los participantes que explicaran su orientación sexual. Fuente DW

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.