NIO, fabricante de autos chino de vehículos eléctricos en el segmento premium ha llamado muchísimo la atención en su presentación con su nuevo sedán. Para empezar, estamos ante un modelo con unas líneas similares al Model S de Tesla, en cuya carta de presentación destaca por encima de todas sus características su autonomía de 500 km. Esa es la distancia que podremos alcanzar con el modelo más básico con batería de 70 kwH, sin embargo, habrá un paquete opcional que nos permitirá disfrutar de una batería de 150 khH con la que alcanzar la supuesta cifra de los 1.000 km.

Con la idea de mejorar los tiempos de carga y garantizar el perfecto funcionamiento de los vehículos, NIO pretende implementar una red de estaciones de intercambio de baterías con la que sustituirán por completo las baterías de los vehículos por unas completamente cargadas, ahorrando muchísimo tiempo de carga. Según la compañía, estas estaciones de carga serían capaces de cambiar un total de 312 baterías al día, y espera tener un total de 500 estaciones listas para trabajar a finales de este mismo año.

Compiten con Tesla

NIO cuenta con una central extremadamente potente con la que poder analizar todo el entorno que rodea al vehículo, y así poder garantizar una conducción autónoma completamente segura. Con el nombre de ADAS, esta tecnología se basa en una gran cantidad de funciones inteligentes y sensores con los que poder mapear todo el entorno, utilizando un total de 23 sensores y 11 cámaras de alta definición (8 megapíxeles frente a los 1,2 megapíxeles que usan en Tesla), el vehículo es capaz de detectar otro automóvil a 600 metros de distancia, y peatones a 220 metros.

Por si fuera poco, un LiDAR de 1.550 nm colocado en el techo del vehículo, 12 sensores ultrasónicos y una matriz radar de 5 mm son los encargados de generar un patrón en torno al vehículo conocer en todo momento qué ocurre a nuestro alrededor.

Toda esta información se controla con la ayuda del procesador ADAM, que cuenta con una potencia siete veces superior a la centralita FSD de Tesla, según Nio. Con toda esta tecnología, el vehículo sería capaz de ofrecer el nivel 4 de conducción autónoma para el 2022, por lo que estaríamos ante un gran avance en este aspecto.

Aunque Nio se centra en el mercado chino, la distribución de su nuevo ET7 tal vez tarde un poco más a nivel mundial. El vehículo no llegará a las carreteras hasta el primer trimestre del 2022, y en un principio sólo estará disponible en versiones de 70 y 100 kwH, por lo que la versión de mayor autonomía con 150 kwH no aparecerá disponible hasta finales del 2022.

En cuanto a precios, se espera que el ET7 comience en los 448.000 yuanes (algo como un 1,385,000 pesos mexicanos), sin embargo, existirá un modelo de suscripción para las baterías de 150 dólares al mes que permitirá adquirir el vehículo con un precio de 378.000 yuanes (unos 58,000 dólares).

Por Jorge A. Leyva

Periodista. Licenciado en Comunicación. Columnista en Agenda Setting Diario. Comentarista de política en radio. Journalist. Fan del Café Necesario Marketing Político y Social Media Publicidad: jorgeleyva@agendasettingdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *