El Gobierno de los Estados Unidos, está considerando la solicitud de los demócratas progresistas de acelerar el acceso global a las vacunas contra el COVID-19, apoyando una exención de las protecciones de propiedad intelectual, medida a la que se oponen las grandes farmacéuticas.

Legisladores, encabezados por los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren, pidieron al presidente Joe Biden que respaldara una propuesta ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) que busca una exención amplia de las obligaciones sobre la protección de los derechos de propiedad intelectual, incluidas las patentes, los derechos de autor y los secretos comerciales.

El objetivo es simplificar las regulaciones con respecto a la producción y exportación de vacunas y otros productos médicos críticos necesarios para combatir el virus del COVID-19.

Legisladores y aliados, incluidos los sindicatos, argumentan que apoyar el plan, respaldado por Sudáfrica, India y más de 50 países, salvaría vidas. Anteriormente, la Administración Trump había bloqueado la propuesta, presentada por primera vez en octubre. Los defensores de esta iniciativa argumentan que de no actuar en consecuencia, se estarían colocando las ganancias de las compañías farmacéuticas por encima de las personas.

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, ha indicado que el statu quo no es una opción, sin comprometerse a cambiar o mantener la posición del país ante la OMC.

El 13 de abril, en reuniones virtuales separadas con fabricantes de medicamentos y grupos que buscan exenciones, dijo que la Administración buscaría aumentar la producción y distribución de vacunas. Al día siguiente, en una reunión de la OMC, Tai dijo que la desigualdad en el acceso a las vacunas es totalmente inaceptable y que el mercado no ha logrado satisfacer las necesidades de salud de los países en desarrollo, por lo que pidió a las naciones que consideraran si podría ser necesario un cambio en las reglas del grupo.

Estados Unidos no es el único país que se ha opuesto a una exención; la Unión Europea, Reino Unido, Japón, Suiza, Brasil y Noruega también se han resistido a este impulso. La OMC es una organización basada en el consenso, lo que significa que una objeción de cualquier miembro podría detener la acción. Sin embargo, los partidarios de la exención argumentan que el liderazgo de Estados Unidos en el tema podría ayudar a influir en las decisiones del resto. Con información de El Financiero

Por Jorge A. Leyva

Periodista. Licenciado en Comunicación. Columnista en Agenda Setting Diario. Comentarista de política en radio. Journalist. Fan del Café Necesario Marketing Político y Social Media Publicidad: jorgeleyva@agendasettingdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *