Cientos de elefantes murieron en Botswana a principios de este año por la ingestión de toxinas producidas por cianobacterias, según indicaron funcionarios del gobierno en Botswana. Las autoridades dicen que estarán probando pozos de agua en busca de floraciones de algas la próxima temporada de lluvias, para reducir el riesgo de otra muerte masiva.

La misteriosa muerte de 350 elefantes en el delta del Okavango entre mayo y junio desconcertó a los conservacionistas, y las principales teorías sugieren que fueron asesinados por un virus de roedor conocido como EMC (encefalomiocarditis) o toxinas de las floraciones de algas.

“Nuestras últimas pruebas han detectado que las neurotoxinas cianobacterianas son la causa de las muertes. Estas son bacterias que se encuentran en el agua”, dijo Mmadi Reuben, principal oficial veterinaria del departamento de vida silvestre y parques nacionales de Botswana, en una conferencia de prensa el lunes. “Sin embargo, todavía tenemos muchas preguntas por responder, como por qué solo los elefantes y por qué solo esa área. Tenemos una serie de hipótesis que estamos investigando».

Fuentes locales sugieren que el 70% de los elefantes murieron cerca de pozos de agua que contienen floraciones de algas, que pueden producir organismos microscópicos tóxicos llamados cianobacterias. Inicialmente, se descartaron las toxinas porque ninguna otra especie murió, excepto un caballo, pero los científicos ahora creen que los elefantes podrían ser particularmente susceptibles porque pasan mucho tiempo bañándose y bebiendo grandes cantidades de agua.

Reuben dijo que la investigación analizó cómo la mortalidad afectó a la población de elefantes y las lesiones en los cadáveres, además de analizar muestras de agua en laboratorios de Botswana, Sudáfrica y Estados Unidos. Dijo que la causa era una «combinación de neurotoxinas», pero se negó a dar más detalles y declinó decir en qué instituciones se habían realizado las pruebas.

«Espero que lo que ha dicho el gobierno sea cierto porque descarta algunas de las cosas más siniestras», dijo el Dr. Niall McCann, director de conservación de la organización benéfica National Park Rescue, con sede en el Reino Unido, quien inicialmente sugirió que los elefantes podrían haber sido envenenados o intoxicados por un patógeno desconocido. Para analizar muestras de tejido, es necesario mantenerlas en condiciones específicas y transportarlas rápidamente a laboratorios especializados, pero esto no se hizo en Botswana, lo que alimentó las especulaciones sobre las posibles causas.

“El hecho de que se hayan encontrado cianobacterias en el agua no prueba que los elefantes murieran por exposición a esas toxinas. Sin buenas muestras de elefantes muertos, todas las hipótesis son solo eso: hipótesis”, dijo McCann.

En julio, el recuento oficial del gobierno fue de 281 muertes, pero ahora ha aumentado a 330 muertes. Reuben dijo que estaría monitoreando los pozos de agua en busca de floraciones la próxima temporada de lluvias para evitar otra muerte. “Es importante monitorear ahora para detectar efectivamente el crecimiento de estas floraciones de algas en el agua”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.