La criptomoneda Ethereum dará un alto adelante en su historia, se trata de “The Merge”, o “La Fusión”, que busca refinar el software para reducir el uso de energía, reemplazando a los tradicionales mineros de criptomonedas por stakers.

Según adelantó Bloomberg, en algún momento de este año, Ethereum (XET) va a realizar el mayor cambio en su historia de casi una década, un acontecimiento que seguramente se extenderá por todo el ecosistema de criptomonedas y activos digitales. Piénsalo así: La autopista comercial más importante de las criptomonedas está a punto de ser completamente repavimentada.

Ethereum es esencialmente un software informático que utiliza la llamada tecnología blockchain para proporcionar un libro de contabilidad digital para registrar las transacciones. Se ha convertido en la base más popular para una creciente gama de criptoactivos y aplicaciones comerciales, incluyendo productos de préstamo, tokens no fungibles (NFT), así como su token nativo, ether.

Ethereum no es propiedad de alguien, sino que ha sido construido y perfeccionado por una comunidad de desarrolladores, y funciona en una red de centros de datos en todo el mundo. Estos centros de datos operan como “mineros” en la red, ordenando las transacciones que se publican en el libro de contabilidad digital. A cambio, se les paga en ether. Este sistema se ha denominado “proof of work” (“prueba de trabajo” o POW por sus siglas en inglés).

Los desarrolladores que trabajan en el perfeccionamiento del software de ethereum lanzan actualizaciones periódicas, pero ninguna ha sido tan importante como la que se espera para este año. Bautizada como “the Merge” (“la Fusión”), sustituirá a los mineros por los llamados stakers (apostadores). Los mineros ordenan las transacciones resolviendo complejos cálculos mediante millones de potentes servidores, un sistema que ha sido criticado por su elevado consumo de electricidad. Los stakers, por el contrario, ordenarán las transacciones poniendo su propio ether en un nuevo sistema, que ha estado en pruebas desde diciembre de 2020.

Las personas ya pueden utilizar sus carteras digitales para stake (apostar) ether en este sistema de prueba, llamado Beacon Chain (Cadena de Baliza); después de the Merge comenzarán a ser seleccionados al azar para convertirse en lo que se conoce como validadores, ordenando transacciones en el libro mayor digital de ethereum en bloques y recibiendo pagos con nuevos ether.

Esto se llama “proof of stake” (“prueba de participación” o POS por su siglas en inglés, mecanismo de consenso de la criptomoneda para procesar las transacciones y crear nuevos bloques en una blockchain).

“Nunca ha habido, en la historia de las redes de blockchain, un cambio a la escala de la transición de ethereum de la prueba de trabajo a la prueba de participación”, dice Chase Devens, analista del investigador Messari.

Las preocupaciones a raíz del cambio en Ethereum
De acuerdo con algunos expertos, el precio de la criptomoneda se disparará, pero para otros, la prueba podría salir mal.

¿Qué preocuparían? Los errores de software o hackers, o que los mineros creen una red alternativa de Ethereum, porque consideren que al convertirse en stakers disminuyen sus ganancias. “Será como reemplazar el motor de un avión mientras está volando”, afirmó el portal Ethmerge.

Bloomberg cita que, en 2020, durante una actualización de la criptomoneda, un error la dividió en dos, destrozando el ecosistema DeFi, el que permite a las personas comerciar, pedir prestado y prestar sin intermediarios, como los bancos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.