Un equipo de científicos del Centro Nacional de Ciencias Espaciales de China han presentado un plan para lanzar 23 cohetes al espacio para practicar cómo desviar un asteroide de la Tierra y así «salvar» a la humanidad en un hipotético desenlace apocalíptico.

El Gobierno de China está considerando enviar cohetes Long March para intentar una técnica que podría ser crucial si una roca de enormes dimensiones estuviese en curso de colisión con la Tierra.

No son los únicos

La idea que parece salida de la ciencia ficción. Pero en algún momento entre finales de 2021 y principios de 2022, Estados Unidos lanzará una nave espacial robótica para interceptar dos asteroides relativamente cercanos a la Tierra.

Cuando llegue un año después, la nave de la NASA se estrellará contra el más pequeño de los dos cuerpos rocosos para ver cuánto cambia la trayectoria del asteroide. Será el primer intento de la humanidad de cambiar el curso de un cuerpo celeste.

Mientras en el Centro Nacional de Ciencias Espaciales de China, los investigadores descubrieron en simulaciones que 23 cohetes Long March 5 golpeando simultáneamente podrían desviar un gran asteroide de su trayectoria original en una distancia 1,4 veces el radio de la Tierra.

Sus cálculos se basan en un asteroide apodado Bennu, que orbita alrededor del sol, y que es tan ancho como el Empire State Building es alto. Pertenece a una clase de rocas con potencial para causar daños regionales o continentales. Los asteroides de más de 1 km tendrían consecuencias globales.

Aunque la probabilidad de que Bennu choque con la Tierra es solo de 1 entre 2.700, la destrucción potencial sería tan catastrófica que los científicos ya han empezado a pensar en formas de evitar el lanzamiento de los dados.

Alterar la trayectoria de un asteroide presenta un riesgo menor que hacer estallar la roca con explosivos nucleares, que pueden crear fragmentos más pequeños sin cambiar su curso, dicen los científicos. «Es posible defenderse de los grandes asteroides con una técnica libre de armas nucleares dentro de 10 años», declaró el investigador Li Mingtao al South China Morning Post. Con información de Reuters, South China Morning Post y DW

 

Por Jorge A. Leyva

Periodista. Licenciado en Comunicación. Columnista en Agenda Setting Diario. Comentarista de política en radio. Journalist. Fan del Café Necesario Marketing Político y Social Media Publicidad: jorgeleyva@agendasettingdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *