Esta por iniciar el 2022, y antes como es costumbre muchos preparamos una  lista de propósitos de Año Nuevo, que es una de las tradiciones por excelencia de la época. Pero, ¿Cómo cumplir los propósitos de año nuevo? La ciencia nos lo explica.

La clave para cumplir los propósitos de Año Nuevo está en formularlos enfocados en acciones y no en la evitación; es decir, lo mejor será la proyección de “qué hacer”, y no en la sugerencia de acciones “a dejar de hacer”, asegura un nuevo estudio de la Universidad de Estocolmo.

Y es que la forma en que se formulan los propósitos es de gran importancia para el resultado final. Si reformula la resolución de «Dejaré de/ evitaré» a «Comenzaré a» habrá más posibilidades de alcanzar sus objetivos. Ésta es una de las conclusiones a las que se llegó en el estudio más grande del mundo sobre los propósitos de Año Nuevo, que publican en la revista científica ‘PLOS ONE’.

En este sentido, lo más óptimo para cumplir los propósitos de Año Nuevo es plantearlos mediante acciones a realizar, por ejemplo:

Comenzaré a comer más sanamente
Comenzaré a fumar menos
Iniciaré una rutina de ejercicio

Y evitar decretos como:

Dejaré de fumar
Evitaré comer pan
Dejaré de pelear con mi vecino

De acuerdo con los resultados del estudio, 58.9% de las personas que plantearon propósitos de Año Nuevo orientados al enfoque resultaron exitosos, mientras que sólo el 47.1% de quienes orientaron sus propósitos a la evitación dijeron haberlos logrado.

Este resultado revela que los participantes con metas orientadas al enfoque tuvieron significativamente más éxito en mantener sus resoluciones.

¿Cómo fue posible saber esto?

Para poder saber esto, los investigadores reclutaron mil 66 participantes del público en general en diciembre de 2016, los cuales recibieron seguimiento durante un año.

Los participantes se dividieron en tres grupos diferentes, que recibieron diferentes niveles de apoyo: ningún apoyo, algo de apoyo y apoyo extendido.

En el grupo “sin apoyo”, los participantes recibieron información breve y general sobre los propósitos de Año Nuevo antes de informar sobre sus deseos y la creencia en sus posibilidades de lograr el éxito.

El segundo grupo recibió información sobre los efectos positivos de recibir apoyo social cuando se esfuerzan por alcanzar una meta personal, y luego se les pidió que nombraran a una persona responsable de apoyarlos durante todo el año.

A los participantes también se les enviaron ejercicios e información sobre cómo hacer frente a posibles obstáculos cuando se esfuerzan por alcanzar sus metas personales.

Mientras que el último grupo recibió la misma información que el grupo dos, pero también recibió información adicional sobre el valor de establecer una meta específica, medible, alcanzable, realista y con un marco de tiempo, así como cuatro correos electrónicos de seguimiento.

También se les pidió que formularan metas en términos de acercarse a algo en lugar de evitarlo y que establecieran metas intermedias a lo largo del año.

Posteriormente, una prueba de Chi-cuadrado ( que se usa para comprobar hipótesis sobre si ciertos datos son como se esperaba) reveló que los participantes con metas orientadas al enfoque tuvieron significativamente más éxito en mantener sus resoluciones de Año Nuevo en comparación con aquellos con metas orientadas a la evitación.

Varios estudios previos han informado que las metas orientadas al enfoque son favorables en comparación a las metas orientadas a la evitación, Aunque dichos análisis refieren principalmente a las metas académicas, el estudio actual, el cual es probablemente el más grande y completo sobre los propósitos de Año Nuevo realizado hasta ahora, revela que esto también puede ser cierto para otros objetivos personales, en este caso, para los propósitos de Año Nuevo.

¿Cuáles son los propósitos más comunes?

Las resoluciones más comunes de Año Nuevo se enfocan en cambios en el comportamiento con la expectativa de resultados positivos con respecto a la salud física y mental, indicaron los expertos, quienes aseguran que algunos de los propósitos más comunes, son:

Mejorar la salud física 33%
Perder peso 20%
Cambiar hábitos alimenticios 13%
Crecimiento personal 9%
Mejorar salud mental / sueño 5%
Resoluciones sobre trabajo, estudios, tabaquismo, etcétera 20%

¿Por qué hacemos propósitos cada Año Nuevo?

Cuando las personas quieren cambiar algo en sus vidas, a menudo comienzan en un hito temporal, como el comienzo de un nuevo semestre, el lunes de cada semana, el inicio del mes o el año nuevo, debido al “efecto de nuevo comienzo”.

Sin embargo, este efecto se refuerza con el inicio de un nuevo año, de ahí la tradición por los propósitos de Año Nuevo. ¿Y tú… ya hiciste los tuyos?

 

 

Por Jorge A. Leyva

Periodista. Licenciado en Comunicación. Columnista en Agenda Setting Diario. Comentarista de política en radio. Journalist. Fan del Café Necesario Marketing Político y Social Media Publicidad: jorgeleyva@agendasettingdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.