En Norteamérica, una tormenta «bombogénesis» afecta el noreste de Estados Unidos con fuertes vientos, cortes de energía y precipitación que podría ser histórica.

Cerca de 75 millones de personas estarán en el camino del ciclón, amenaza que fue tomada seriamente por los gobiernos de los estados que serán golpeados.

«Podría poner en peligro la vida», dijo este sábado la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, quien sugirió a la población quedarse en casa «con un empaque de seis cervezas mientras esperan».

Los meteorólogos afirman que la tormenta, también conocida como nor’easter, puede cubrir el área de Boston con hasta 61 cm (2 pies) de nieve. Mientras, ya se registraron 30 cm (1 pie) de nieve en partes de Nueva York.

El récord actual de acumulación es 70 cm (27,6 pulgadas) en 24 horas y se estableció en 2003. Además, los expertos pronosticaron ráfagas de 96 a120 km/h ( 60-75 mph) a lo largo de la costa. Ante esto, más de 5.000 vuelos estadounidenses fueron cancelados para el fin de semana.

¿Qué es la «bombogénesis»?

La «bombogénesis» se da cuando una tormenta se intensifica de manera rápida, algo que sucede en las latitudes medias de la atmósfera, de acuerdo con la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA).

Ocurre cuando la presión atmosférica en el ciclón cae al menos 24 milibares en un período de 24 horas.

«Esto puede suceder cuando una masa de aire frío choca con una masa de aire cálido, como el aire sobre las aguas cálidas del océano», explica la agencia gubernamental en su página web.

La costa este de EE. UU. es una de las regiones donde la bombogénesis es común, dijo a The Conversation la meteoróloga Esther Mullens.

«Esto se debe a que las tormentas en las latitudes medias, una zona templada al norte de los trópicos que incluye todo el territorio continental de EE. UU., extraen su energía de los grandes contrastes de temperatura», detalló la experta.

El término es muy popular entre los meteorólogos, quienes en ocasiones también usan «ciclón bomba», aunque algunos consideran que algo exagerado.

Estos fenómenos naturales pueden adquirir características parecidas a un huracán, como vientos fuertes, precipitación y hasta un centro que podría parecer un «ojo». Con información de BCC Mundo

Por Jorge A. Leyva

Periodista. Licenciado en Comunicación. Columnista en Agenda Setting Diario. Comentarista de política en radio. Journalist. Fan del Café Necesario Marketing Político y Social Media Publicidad: jorgeleyva@agendasettingdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.