A medida que aumentaron las tensiones con la policía durante una tercera noche consecutiva de manifestaciones en respuesta a la muerte de George Floyd a manos de la policía en Minneapolis, se produjeron varios incendios cerca de la Casa Blanca.

Las manifestaciones en Washington se tornaron violentas y parecieron tomar a las autoridades por sorpresa y provocaron una de las mayores situaciones de alerta en el complejo de la Casa Blanca desde los ataques del 11 de septiembre de 2001. El New York Times informó del traslado del presidente al búnker de seguridad de la Casa Blanca.

En un primer momento no estaba claro si la primera dama, Melania Trump, y el hijo de 14 años de la pareja se habían sumado al presidente en el búnker. El protocolo del Servicio Secreto habría indicado que todas las personas bajo protección de la agencia fueran al refugio subterráneo.

Las luces de la Casa Blanca fueron apagadas, y aunque no está claro si únicamente se trató de una respuesta simbólica, los críticos vieron el movimiento como un símbolo de la falta de liderazgo del país durante un momento de tristeza, enojo y crisis en todo el país. Trump aún no ha entregado un discurso formal a la nación sobre el asesinato de Floyd o el levantamiento nacional que provocó, optando por atacar a los manifestantes en Twitter y celebrar la brutal respuesta de la policía.

Una hora antes de las 11 p.m., el alcalde Muriel Bowser, ordenó el toque de queda; la policía disparó una gran cantidad de granadas de gas lacrimógeno contra la multitud de más de mil personas, despejando en gran medida el Parque Lafayette al otro lado de la calle de la Casa Blanca y dispersando a los manifestantes en la calle.

Los manifestantes apilaron señales de tráfico y barreras plásticas y encendieron fuego en medio de la calle. Algunos sacaron una bandera estadounidense de un edificio cercano y la arrojaron al fuego. Otros agregaron ramas arrancadas de los árboles. Una estructura de bloques de ceniza, en el lado norte del parque, que tenía baños y una oficina de mantenimiento, estaba envuelta en llamas.

Cuando llegó el toque de queda, la policía selló el perímetro del parque. Poco antes, la policía empujó a una multitud de unos 300 manifestantes a lo largo de varias cuadras con escudos antidisturbios. Los manifestantes enfurecidos gritaron: «¿A quién sirve? ¿A quién protege?» La policía disparó gas pimienta a varios manifestantes.

Varias millas al norte, estalló una protesta por separado en el noroeste de DC, cerca de la frontera con Maryland. El Departamento de Policía Metropolitana dice que hubo robos en un Target y un centro comercial que alberga a Neiman Marcus, la tienda de hombres Saks Fifth Avenue, T.J. Maxx, una sala de cine y tiendas especializadas. La policía dice que varias personas han sido detenidas.

Entre los incendios hubo uno en el sótano de la histórica Iglesia Episcopal de San Juan. Fue extinguido rápidamente por los bomberos que llegaron bajo escolta policial, según The Washington Post.

Toda la Guardia Nacional de Washington, D.C., aproximadamente mil 700 soldados, se activó para ayudar con la respuesta a las protestas fuera de la Casa Blanca y en otras partes de la capital del país, según dos funcionarios del Departamento de Defensa que hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato.

Bowser dijo el domingo que solicitó 500 miembros de la Guardia para ayudar a la policía local. Más tarde el domingo, cuando las protestas se intensificaron, el secretario del ejército Ryan McCarthy ordenó que el resto del miembro de la Guardia, unos mil 200 soldados, se reportara.
Con información de AP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.