En plena era digital y en medio de la creciente ola de adopción de las criptomonedas como Bitcoin, un gran porcentaje de las compras de productos o servicios son realizados a través de billeteras digitales, computadoras o con el uso de tarjetas de crédito o débito. También hay quienes creen que, se debe acercar el mundo cripto al de la moneda tradicional, esto para ayudar a la adopción de los nuevos activos.

Esto es lo que quiere hacer la empresa suiza SMD Security Printing Sàrl con su marca Icynote. Su objetivo es el de crear un tipo de “billetera fría” de BTC en forma de papel moneda que sea similar a los billetes tradicionales. En teoría, cualquier persona podría cargar fondos a su “billete” y pagar con él en los establecimientos que acepten Bitcoin.

Una billetera fría, en principio, es idéntica a una billetera normal a la que estamos acostumbrados, un lugar donde poner nuestro dinero. Lo que busca hacer Icynote, es hacer que al igual que sacamos nuestros pesos de la billetera para pagar el producto que estemos comprando, o tal y como lo hacemos con una tarjeta de crédito o débito, hacer lo mismo con criptomonedas.

«Por más que parezca lejano o difícil de adoptar, este tipo de novedades van a ser cada día más comunes. Algunos años atrás, los adultos se negaban a utilizar tarjetas, y hoy es el medio de pago más utilizado a nivel mundial debido a las compras por internet» consideró Franco Capelo, CEO del Instituto de Análisis Técnico especializado en criptomonedas.

Pero no, hoy por hoy, en Argentina -por ejemplo- existen locales que aceptan BTC como medio de pago, y más sorprendente aún, esto no es algo nuevo. Hay ciertos lugares en los que se puede, por ejemplo, comprar un café o cargar gasolina y pagar con bitcoins.

Cualquier negocio o comercio que acepte BTC como forma de pago podría usar el billete, que Icynote está en proceso de desarrollar, como caja de seguirdad y a su vez, cobrar directamente desde allí a sus clientes. El comprador solo necesitaría escanear el código QR o copiar la dirección de billetera, como si se tratase de un CBU, y enviar sus criptomonedas directamente al “billete” del establecimiento correspondiente.

La seguridad de este billete apunta principalmente a dos aspectos: el primero es el de garantizar su autenticidad con hologramas, uso de tintas con propiedades magnéticas e infrarrojas y precinto de resguardo. El segundo, y posiblemente más necesario, es el de buscar asegurar la protección de los BTC allí almacenados.

Martín Demierre, co-creador de Icynote dijo con respecto a la seguridad del nuevo billete: «En el proceso de fabricación nadie puede ver las claves privadas porque la empresa suiza que imprime tiene certificación ISO 27001, es decir, hay integridad de la información, así como ocurre con la impresión de pasaportes, cheques o tarjetas de crédito. Un generador cuántico, que no está conectado a Internet, proporciona un número aleatorio que no puede ser repetido».

El proceso de uso del billete es muy sencillo. Una vez adquirido, se le cargan los Bitcoins enviándolos de una manera muy similar a una transferencia bancaria, y a partir de allí se usará como una tarjeta de débito tradicional. Una vez se quede sin saldo, simplemente se realiza una nueva transferencia o depósito. El riesgo está principalmente en la ruptura de la billetera o del billete, si esto ocurre, todo el dinero allí guardado se perderá completamente. Con información de Infobae

Por Jorge A. Leyva

Periodista. Licenciado en Comunicación. Columnista en Agenda Setting Diario. Comentarista de política en radio. Journalist. Fan del Café Necesario Marketing Político y Social Media Publicidad: jorgeleyva@agendasettingdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *