El famoso cuadro de Frida Kahlo «Diego y yo» que es símbolo de una relación apasionada y dolorosa. Fue subastado por 34,9 millones de dólares en Sotheby’s, precio récord para una obra de un artista latinoamericano en subasta.

Sus autorretratos son legendarios. En este cuadro, Frida Kahlo mira directamente a los ojos del espectador, con el cabello trenzado y decorado con flores, con trajes mexicanos bordados a mano, de colores brillantes, y accesorios llamativos. Su icónica uniceja contradicen los ideales convencionales de belleza. Pero a la pintora nunca le importaron las convenciones.

Frida, personaje de culto
Frida Kahlo, hija de un inmigrante alemán y una mexicana oriunda de Oaxaca, enfermó de poliomielitis a los seis años y, a los 18, resultó tan gravemente herida en un accidente de autobús que toda su vida usó un corsé de acero. Durante el periodo de convalecencia y desde la cama, Frida Kahlo comenzó a pintar como pasatiempo. Esto supuso el comienzo de una carrera sin precedentes. Más tarde se erigió como la artista más famosa de México. Su carisma y su accidentada vida también la convirtieron en un personaje de culto. Su compromiso con la igualdad de género y el aprecio hacia la cultura indígena son incomparables.

Amor apasionado
Ahora se subastó uno de los últimos autorretratos de Frida Kahlo. Su compañero de vida, Diego Rivera, aparece como el tercer ojo de la artista. «Diego y yo» es el nombre de esta obra, reflejo de su apasionada relación, que también estuvo marcada por el sufrimiento.

«He tenido dos accidentes graves en mi vida. El primero fue cuando un tranvía me atropelló; el otro fue Diego». Esta famosa frase de Kahlo refleja la inusual historia de amor con el famoso pintor, 20 años mayor que ella.

Para Frida Kahlo fue amor a primera vista, y aunque ambos fueron infieles, nunca se separaron. El romance de Diego con Cristina, hermana de Frida, fue quizá el más duro para la artista.

Tras la muerte de Kahlo en 1954, a la edad de 47 años, Diego Rivera confesó: «Me di cuenta de que lo mejor de mi vida fue mi amor por Frida». Él dio a conocer la obra de la pintora hasta su muerte.

Gran subasta de obras valiosas
La obra de la subasta pertenecía al magnate inmobiliario de Nueva York Harry Macklowe y a su esposa Linda, una experta en arte que trabaja en el consejo de administración de la Fundación Guggenheim. Se separaron en 2016, después de 57 años de matrimonio. Un juez dictaminó que las propiedades de la pareja, con un valor aproximado de 2 mil millones de dólares, deberían dividirse por la mitad.

De ahí la decisión de vender el cuadro de Kahlo. Este martes 16 de noviembre por la noche, la pintura «Diego y yo» (29,8 x 22,4 cm) se subastó en Sotheby´s por 34,9 millones de dólares (unos 30,7 millones de euros). De ese modo, marcó un precio récord para una obra de un(a) artista latinoamericano(a) en subasta. El comprador ha sido identificado como Eduardo F. Cosantini, fundador de un museo en Argentina, según el diario The New York Times.

Se trata de uno de los últimos autorretratos de la artista de la década de los 40 del siglo XX. Parte del pelo está enroscado alrededor del cuello como si fuesen cadenas, y las lágrimas ruedan sobre sus mejillas. Kahlo creó esta obra durante el romance entre Diego Rivera y una íntima amiga de la artista, la actriz María Felix. Con información de DW

Por Jorge A. Leyva

Periodista. Licenciado en Comunicación. Columnista en Agenda Setting Diario. Comentarista de política en radio. Journalist. Fan del Café Necesario Marketing Político y Social Media Publicidad: jorgeleyva@agendasettingdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *